Así ha dejado el coronavirus sin 'ciberescudo' a los trabajadores

El teletrabajo ha provocado que una gran parte de los empleados tengan que utilizar sus equipos y dispositivos personales para desempeñar su labor. Todo un riesgo si no están bien protegidos. Antes esa protección se la daba la empresa. ¿Qué pasará ahora?

 

 

La implantación del teletrabajo en las empresas como solución ante el impacto de la crisis sanitaria generada por el coronavirus está dando mucho que hablar en las últimas semanas. Para algunos, es una medida realmente efectiva, pues a la vez que permite que se mantenga la actividad, se ha visto en muchos casos cómo ha aumentado la productividad de los trabajadores. Y otros, por el contrario, no lo ven tan positivo, pues dificulta la conciliación y puede llevar a que la jornada se extienda más allá de lo deseable.​ 

 

Sin embargo, la realidad nos dice que muchas compañías que antes de la pandemia se mostraban recelosas del teletrabajo, al haberse visto obligadas a implantarlo, han cambiado drásticamente de opinión y todo parece indicar que el futuro nos deparará un futuro laboral mixto, combinando lo presencial con lo virtual.

 

LAS PRISAS SON MALAS CONSEJERAS
 

En cualquier caso, lo cierto es que el teletrabajo ha llegado de forma repentina a un gran número de compañías, muchas de las cuales no estaban preparadas para hacer esa transición de manera brusca. Y ello, una vez pasada la etapa más dura, está haciendo ver a los responsables de las organizaciones que lleva ligados una serie de riesgos muy importantes que, por las prisas, no habían podido abordarse hasta ahora.

 

Al respecto, uno de los grandes retos que tienen las empresas por delante es reforzar la ciberseguridad, ya que los empleados, que utilizan la mayor parte de ellos dispositivos personales para desempeñar sus labores en remoto, se han quedado sin el ‘ciberescudo’ que les prestaba protección en sus centros de trabajo, lo cual pone en riesgo tanto a los trabajadores como a la propia empresa. Y es que, como cabía esperar, se está detectando un incremento muy importante de los ciber ataques.

 

De hecho, desde Check Point, en un análisis llevado a cabo esta semana sobre la situación actual y lo que se espera en lo que a ciberseguridad se refiere, aseguran que están registrando unos 20.000 ataques diarios, de los cuales el 94% se tratan de phishing. Además, también están percibiendo la aparición de dominios fraudulentos relacionados íntimamente con las herramientas que todos empleamos cuando teletrabajamos. Un ejemplo es el de dominios relacionados con ZOOM, con unos 6.500 dominios nuevos, de los cuales el 4% son sospechosos. Por último, la compañía de ciberseguridad también ha alertado sobre la aparición de apps móviles que distribuyen malware. Una amenaza que, según Eusebio Nieva, director técnico de la compañía en Iberia, es algo “normal, ya que cada día se utilizan más los móviles, que son los grandes olvidados” en este asunto.

 

Estos datos son solo algunos ejemplos de cómo nuestra ciberseguridad como empleados, y por tanto la de la empresa, está amenazada. En palabras de Nieva, el trabajo desde casa o la transformación digital acelerada en las compañías son los principales vectores de riesgo, algo que se ve agudizado al tomar ‘atajos’ por imperativos de negocio. Es decir, por haber tenido que llevar a cabo “una implementación de teletrabajo rudimentaria en términos de ciberseguridad”, afirma.

 

LOS PROFESIONALES TOMAN CONCIENCIA DEL RIESGO
 

Como se suele decir, el primer paso para resolver un problema es tomar conciencia de su existencia. Y en este sentido, una encuesta realizada por Check Point a 271 profesionales de Seguridad IT respalda que la preocupación es real. Así, mantener el acceso remoto de forma segura es la principal preocupación ahora mismo para el 62% de los encuestados, junto a la ciberseguridad de los empleados en sus casas (51%), algo por lo que, “a las empresas que esto le ha venido de nuevo, les está haciendo sufrir”, apunta Nieva.

 

Y esto viene auspiciado por una percepción temerosa, pues 3 de cada 4 encuestados sostienen que su mayor preocupación de cara al futuro apunta precisamente al incremento de los ciberataques. Además de resaltar la situación de los dispositivos que emplean los trabajadores desde casa, crucial para el 51% de los profesionales consultados.

 

Todo ello, nos lleva a enfrentarnos a un escenario repleto de cambios, muchos de los cuales se mantendrán en el futuro. Entre ellos, Nieva destaca la adopción de la nube de forma masiva, “algo para lo que había mucha resistencia y desconocimiento”; el trabajo desde casa como nuevo estándar; la conectividad transparente entre redes industriales y no industriales, así como el uso profesional de ordenadores caseros y teléfonos móviles, que si bien “quizá esto desaparecerá, durante un tiempo seguirá dándose”.

 

Como resultado, los riesgos asociados a estas nuevas tendencias son evidentes y, por ello, desde Check Point subrayaron en su análisis 4 puntos que resultan clave de cara a evitar al máximo nuestra exposición:

  • Prevención en tiempo real, “que es mejor que el tratamiento”.

  • Securizarlo todo, ya que al ser más utilizados los dispositivos, también son más susceptibles de sufrir ataques.

  • Consolidación y visibilidad, con especial atención a la eliminación de puntos ciegos.

  • Rapidez y agilidad, con “protección con un clic”.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

https://byzness.elperiodico.com/es/innovadores/20200622/coronavirus-deja-sin-ciberescudo-trabajadores-8009773