top of page

5G: los desafíos de ciberseguridad que llegan con el nuevo estándar

De la mano de las mejoras de velocidad y la reducción de la latencia también se incrementan algunos riesgos. Para prevenirlos es necesario contar con protocolos y soluciones de seguridad que permitan detener los ataques antes de que se generen daños críticos.


La red 5G promete una velocidad de internet de entre 100 y 1,000 veces más rápida. (Foto: EFE)

El estándar de 5G o quinta generación promete un incremento de velocidad de entre 10 y 100 veces respecto del 4G y 4G+. La velocidad de descarga del 5G será de entre 10 y 20 Gbps, en tanto que en la actualidad el 4G puede incluso llegar a los 100 Mbps. Además permitirá reducir la latencia: se pasaría de las decenas de milisegundos del 4G a apenas un milisegundo.


Esta tecnología ya está presente para usuarios en Corea del Sur, algunas ciudades de Estados Unidos, ciertas regiones de Europa y, dentro de Latinoamérica, en Uruguay. En otros tantos países como Argentina se hicieron pruebas de concepto pero el servicio no llegó a los clientes. El alcance aún es limitado y el despliegue global llevará unos años más.


En el marco del avance de este tipo de conectividad, que potenciará el avance de vehículos conectados, internet de las cosas y realidad aumentada, también hay que tener en cuenta que surgen nuevos desafíos dentro del plano de la ciberseguridad. Éste fue uno de los temas que se abordaron en el marco del evento Cisco Live que se lleva a cabo en Cancún, México.


Así como el incremento de velocidad supone mejores prestaciones también es una situación de la cual se pueden aprovechar los cibercriminales para llevar adelante ataques en la red. Mike Geller, arquitecto principal de Cisco, ofreció una charla donde detalló algunos de estos riesgos y las soluciones que se pueden implementar para prevenir estos riesgos.


En este contexto, se mencionó el aumento de los ataques de denegación de servicio lo cual implica un gran riesgo considerando el crecimiento de internet de las cosas (IoT) que llegará de la mano del 5G. Los ataques de denegación de servicios producen una saturación de la conexión, los servidores se sobrecargan y no se puede continuar prestando el servicio.


La gran cantidad de dispositivos con fallas o mal configurados hizo que se los pueda utilizar para orquestar estos ataques. Con internet de las cosas y 5G estos riesgos aumentan, porque hay más dispositivos que se pueden utilizar como infraestructura para hacer estos ataques.


La protección se debe dar en varias capas, según se mencionó en el marco de la charla sobre 5G y ciberseguridad, en Cisco Live.

El sistema de nombre de dominio (DNS) en el perímetro es un punto vulnerable. Gran cantidad de ataques en al red hacen intrusiones a partir del DNS. Una solución de seguridad a este nivel permite analizar las solicitudes de DNS para que, si se identifica algún patrón sospechoso se genere un bloqueo automático.